Av. Honorio Pueyrredón 550 Piso 1 - CABA (CP 1405) - CABA Argentina
Tel: +54 11 6009-3067
Email: info@publitec.com.ar

La peste porcina africana se extiende en China y el Sudeste Asiático

COMPARTIR EN:

La peste porcina africana se extiende en China y el Sudeste Asiático

La Peste Porcina Africana (African Swine Fever – ASF) está diezmando los planteles de cerdos en China, primer productor mundial y consumidor de carne porcina. Según el Rabobank, la población de cerdos en el país asiático podría disminuir en un tercio durante 2019 -más de 200 millones de animales- debido a muertes por enfermedad y a sacrificios sanitarios. Esta cifra equivale a la suma de todos los cerdos de EE.UU. y la UE. La epidemia puede tener un impacto económico muy amplio: China es el mayor consumidor de carne de cerdo del mundo, un alimento básico para la gran mayoría de sus 1.400 millones de habitantes. En Vietnam, el consumo de carne porcina representa más del 75% del total y hasta mayo ya se habían perdido, por muerte o por rifle sanitario, 1,2 millones de cabezas. Los analistas dicen que no hay suficiente carne de cerdo en el mundo para cubrir el déficit esperado de China y es probable que los consumidores recurran a otras carnes como sustituto. Según las previsiones del gobierno chino, el precio de la carne de cerdo podría subir a niveles récord en la segunda mitad de 2019, y un informe del Rabobank predice un cambio sin precedentes en el suministro global de proteínas a China para cubrir el déficit.

Las pérdidas debidas a la difusión de la peste porcina africana han superado las estimaciones iniciales. Desde su aparición en agosto de 2018, la enfermedad se ha propagado a todas las provincias chinas y algunas naciones vecinas. La disminución de la producción tiene implicancias en los mercados de exportación de todas las carnes, pero también de granos como soja y maíz. Se calcula que en este año, la producción de carne porcina disminuya entre un 25 y 35% en China, una cantidad equivalente a toda la producción europea y mayor a la producción anual de EE.UU.
El virus es inofensivo para el ser humano pero letal para los cerdos, no hay cura ni -por ahora- una vacuna efectiva disponible. Los brotes se registraron primero en el Este Europeo y en Rusia, antes de la aparición del virus en China. Incluso en septiembre se detectó hubo un brote en Bélgica en jabalíes silvestres, que encendió la alarma en la UE y que dio origen a severas medidas de control que hasta mediados de mayo han sido efectivas.

Las autoridades chinas también han tomado todos los recaudos para mantener el virus bajo control y han implementado los planes correspondientes, en una respuesta muy vigorosa, pero podría llevar años antes de que la enfermedad sea completamente controlada, debido a su complejidad. Uno de los problemas es que en el enorme país asiático la producción de cerdos está muy atomizada, además de los grandes criaderos, hay miles de pequeñas granjas que no poseen las medidas de bioseguridad necesarias.